domingo, 15 de abril de 2018

Va esto para ustedes, adelanto de una serie de poemas-reflexiones sobre México.


No seas de esos…

No seas tú de los que dicen: “Ah, el transporte del cuarto a la calle, de la indiscreta intimidad de una habitación a la libertad que brilla en los ojos del paseante en la calle; ventana afuera y ventana adentro. Ah, ese transporte…” ¡No!
Tú cruza la ventana, rompe el cristal y vete a inaugurar la vida. No cantes la contemplación del inspirado e insípido bardo. Mejor vive el canto de la marcha, de la calle, de la autonomía que se camina y se practica.

No hay comentarios: