domingo, 23 de octubre de 2016

Un poemita reciente de mi autoría

Escuchando canciones en el radio, vinieron a mi mente estos versos, que ahora comparto con ustedes:

Aquella canción decía tu nombre

No era tu nombre formado con letras,
sino otro, de signos inexpresables.

Era el nombre que se huele, que se siente, y paladea;
capaz de entrar en el alma
si del sueño una ventana
le dejo abierta.

Y el espíritu completo
con sus compuertas alzadas,
deja pasar el torrente de un arroyo cantador
cuya voz te nombra pertinaz.

Tu nombre que huele a barro,
que sabe a hierba
y escuece a lumbre.

Tu nombre esculpido en hielo.

Tu nombre que es una imagen
transparente y colorida,
tu nombre temperatura,
música, gusto y aroma

flotando a la mitad de un sueño.

No hay comentarios: