sábado, 3 de noviembre de 2012


PASAJES

Obsesión es cada ventana, cada puerta, cada ojal en un muro. Las personas, ¿tienen puertos de entrada?, ¿claraboyas con vista al mar íntimo, a sus paisajes abiertos? No sé, pero donde veo n muro ciego, como esas bardas inmensas que limitan una propiedad, marcan el territorio de algún rico, me obsesiona la idea de colocarle puertas y ventanas. Invento grandes portales, amplios vitrales para ver adentro y saber que soy visto.
            He dicho la palabra ‘obsesión’, pero no es preciso el término: más bien se trata de un desasosiego, especie de agitación que se revuelve en mí cuando, durante mis caminatas interminables por las calles, observo una cortina corrida, o las dos puertas que sellan la entrada en cada casa; lo mismo si están abiertas y hay gente practicando un ritual de pasaje; o niños espiando la vida exterior desde su alcoba; y qué me dicen de la familia reunida, por la noche, en torno a una mesa, con las persianas abiertas: todo es misterio, todo es un tránsito hacia otra modalidad de la existencia. Siempre hay que reunir la determinación suficiente para cruzar al otro lado. El problema, desde luego, no es siempre la entrada: a veces lo difícil es dar el paso hacia fuera, salir, quién sabe si para siempre, a través de ese umbral.
            He imaginado que estoy en el vano de una puerta. Mi rostro y mi nuca dan a los largueros del marco, pero no sé si mi mano izquierda queda dentro o fuera de la casa. No sé si un paso a la derecha me llevará dentro, si me sacará para siempre. Ignoro si hay una casa en uno de mis flancos. Quizá existe un mundo al otro lado. La oscuridad conceptual absoluta: ¿Qué es mundo? ¿Qué es casa? ¿Por qué debo optar entre uno y otra, entre ir o venir? Tal vez la incertidumbre reside en la simple conveniencia de entrar o salir. Irme, quedarme, dentro, fuera. Perpetuarme en el umbral, el nervio exquisito de la indecisión. Tal vez alguien llegará, sin embargo, a empujarme, a defenestrarme.
            ¿Por qué hay puertas y ventanas?

3 comentarios:

Cristian dijo...

Me encanta la poesía, por eso me gusta leer mucho para identificar nuevos valores. En este momento estaba buscando Pasajes a Chile para ir de vacaciones y poder apreciar la literatura de ese lugar, que es muy rica

Atencion personalizada dijo...

Me Gusta lo q he leido invita a la reflexion de nuestras vidad nuestra sociedad y porque no nuestra propia identidad felicidades

Atencion personalizada dijo...

Felicidades me gusta vuestro trabajo espero seguir encontrando mas